Cuando te conviertes en madre…

Anoche reflexionando como cada día le di vueltas a mi cabeza sobre todo a mi vida, como cambia todo, cosas que te suceden en el día a día….y llegué a ésto...Cuando te conviertes en madre dejas de ser tu sola para dividirte en dos, dos corazones que laten juntos unidos en un mismo cuerpo, pasas a querer más a esa personita que a ti mismo, nace de tí y solo buscas su calor y tu bebé el tuyo, dos cuerpos unidos y a la vez separados, unidos en sentimientos y separados en carne, por primera vez lo has visto y los primeros sentimientos son incertidumbres… me reconocerá? me querrá igual que yo a él/ella? a quién se parece? estará sano? llorará porque tiene hambre? tiene sueño? tiene frío..? tantas cosas y tanto sentimiento encontrado, una fuerza inmensa, sacamos fuerzas de donde no las hay en nuestra nueva vida como madre, en la que necesitamos de una recuperación post parto y ahí estamos por y para ell@s, no les fallamos aunque estemos agotadas, nos convertimos en mamá panda 🐼, pero orgullosa de ello estoy.

Después de todo ésto crecen y se convierten en personitas independientes con personalidad propia y quizás un carácter diferente al nuestro, pasan sus etapas de crecimiento y desarrollo con sus pros y sus contras, después de todo llegará el día, el día del “adiós”, hemos creado una persona ha madurado y le hemos dado sus alas, ahora ya pasaremos un poco a segundo plano aunque seguiremos presentes, al pie del cañón, a su disposición para ayudarles siempre, mis palabras siempre serán “Hijas siempre que me necesitéis aquí estaré”

Hagamos su infancia feliz, porque les quedará en el recuerdo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *